Durante los calurosos días de verano, las vacas en gestación pueden sufrir estrés por calor, lo que puede tener serias consecuencias tanto para el peso vivo de la cría al nacer como para su crecimiento posterior. También puede afectar a la producción de leche a largo plazo. Este artículo muestra por qué es tan importante prevenir el estrés por calor y cómo puede hacerlo.

 

Peso al nacer
Debido a que la última fase de la gestación es extremadamente importante para el desarrollo de los terneros, las medidas para prevenir el estrés por calor comienzan antes del nacimiento. El estrés por calor puede, entre otras cosas, reducir el aumento de peso en el feto. De hecho, las investigaciones han demostrado que el estrés por calor desacelera el rápido aumento de peso del feto durante los períodos secos y puede provocar un menor peso al nacer. (Universidad de Florida 2018)

Los terneros más ligeros a menudo tienen menor vitalidad. El estrés por calor durante los primeros días de su vida afecta el crecimiento debido a la menor eficiencia en la absorción de sustancias importantes como las inmunoglobulinas del calostro. Estas crías son más vulnerables y permanecen por debajo del promedio del conjunto de los terneros necidos en crecimiento por día.

Menor peso al nacer → menor peso al destete → etapas iniciales de crecimiento más lento → mayor edad al destete

Estado inicial de crecimiento
Las terneras con estrés por calor sufren. Comen menos y, al mismo tiempo, su requerimiento de energía aumenta entre un 20 y un 30 por ciento. Esa energía extra es necesaria para enfriar el cuerpo. La disminución de la ‘capacidad de enfriamiento’ no solo resulta en un estancamiento del crecimiento, sino que también tiene un impacto negativo en la producción de leche a largo plazo.

 

Ningún crecimiento óptimo de los terneros jóvenes → mayores costos de crianza → menor producción de leche

 

Absorción de humedad
Las terneras con estrés por calor tienen una piel más cálida, lo que las hace jadear y sudar más. Para compensar esta pérdida de humedad y prevenir la deshidratación, siempre debe haber agua fresca disponible. Para mantener la hidratación, los terneros sanos con estrés por calor beben entre 5 y 15 litros de agua por día además de la leche.

Los animales enfermos con diarrea deben beber hasta 20 litros de agua para una hidratación corporal óptima. Un desequilibrio de líquidos también es desfavorable para el funcionamiento del sistema inmune de un ternero.

Absorción de humedad limitada → función del sistema inmune limitada → crecimiento limitado

Edad promedio en días antes de que se le ofrezca agua al ternero por primera vez:

 

Fuente: NAHMS 2014

10 consejos para prevenir el estrés por calor

  • Agua potable fresca y limpia.
  • Cuenco / cubo limpio para beber.
  • Ofrecer Denkacare Vitalfort de forma rutinaria una vez al día (además de agua limpia y leche). Se dosifica a 25 gramos por litro de agua, y se ofrece con el agua una vez disuelto.

 

  • Ajustar la concentración de leche de ternera (aumentando el requerimiento de energía y disminuyendo la ingesta de alimento al mismo tiempo)
  • Ajustar las rutinas de alimentación de leche (más fresco temprano en la mañana / tarde en la noche)
  • Ventilación / sombreado adicional
  • Menor densidad de población en viviendas colectivas
  • Control de moscas (también considere arena en lugar de paja)
  • Posponer el descornado y los tratamientos parentales del plan vacunal.