Las primeras semanas de vida de un ternero neonato son cruciales para un mejor y mayor desarrollo y posterior rendimiento del animal. Esto se aplica tanto a la cría de vacas de leche como en la de vacas nodrizas. Debido a que un ternero nace sin anticuerpos, depende de su absorción a través del calostro inmediatamente después del nacimiento. Sin anticuerpos, el ternero es muy vulnerable y sólo la inmunidad humoral adquirida a través del calostro nos proporcionará una protección en el ternero neonato, que redundará en un buen crecimiento y un adecuado rendimiento posterior.

Uno de los anticuerpos más importantes que necesita el ternero es el IgG. La medición de IgG en la sangre permite determinar si el encalostramiento ha sido el idóneo. Medir la IgG en sangre es laborioso y no es fácil de automatizar, debido a la gran escala del proyecto y al hecho de que la medición debe realizarse en un período de tiempo relativamente corto.

Denkavit buscó un método alternativo y determinó que la medición de la proteína total en la sangre es una buena opción.

La Figura 1 muestra los resultados del estudio que revisó la correlación entre la proteína total (TP) y la IgG. La figura muestra que la proteína total y la IgG en la sangre tienen una correlación: cuanto mayor es el TP, mayor es la IgG. Sin embargo, esto no da una conversión directa; un cierto valor de TP no implica un valor exacto de IgG.

Los resultados nos muestran la necesidad de obtener un valor promedio de grupo, ya que las medidas individuales nos puede distorsionar éstos valores promedio y desviarnos de nuestro objetivo de medición del grado de encalostramiento de los terneros neonatos. Esto significa que un valor promedio para un grupo de terneros da una mejor imagen del manejo del calostro que un valor individual por ternero. Con Total Protein, se puede hacer una programa sobre el manejo del calostro.

 

Figura 1: correlación proteína total e IgG.

Los terneros que participan en el programa inician su crecimiento en una granja colaboradora o integrada en la estructura de producción de Denkavit, y a su llegada se toman muestras de sangre para medir la proteína total.

Después, las muestras de sangre se llevan al laboratorio de Denkavit para analizarlas en busca de proteínas totales. Allíse realizan las determinaciones serológicas disponiendo de equipos automatizados desarrollados internamente. Una vez que se ha realizado el análisis de Total Protein, estos datos son monitorizados en nuestro sistema generando un informe (ver figura 2).

Los valores de proteína total se dividen en 3 clases: insuficiente, suficiente y bueno, y Denkavit utiliza un valor objetivo del 80% (esto es una suma del porcentaje de terneros que tienen valores de proteína suficientes y buenos).

Los resultados del último trimestre se compararán con los del trimestre anterior y con los del año completo. La comparación con un año completo también se puede realizar:

  1. Específicamente para su propia empresa
  2. Con las empresas participantes.

Todos los condicionantes necesarios para obtener un nivel óptimo de IgG en sangre afectan también al valor total de proteínas. Resaltar que en la monitorización del nivel total de proteínas séricas influyen:

  • Calidad de calostro.
  • Tiempo transcurrido entre nacimiento y primera toma.
  • Cantidad suministrada.
  • Higiene del calostro y manejo del encalostramiento.

 

Cada trimestre, las tablas de datos se envían a los productores de leche participantes. Además de Total Protein, se le adjuntan más datos. Con estos datos y los consejos específicos de los especialistas en terneros neonatos de Denkavit con el fin de revisar específicamente el manejo del calostro y la crianza de sus terneros.

 

Figura 2: ejemplo de distribución de calificación de proteína total.

El ejemplo 1 y 4 en la gráfica superarían el 80% de calostro suficiente y bueno. Los otros dos el insuficiente superan el 20% de insuficiente (34% en la 2 y 25% en la 3).