¡Otra ola de frío! Eso significa encender la estufa en casa y alimentar a los terneros con más leche para mantener su temperatura. También significa que la leche en polvo, a veces, puede tener un aspecto algo diferente.

 

 

Cuando hace mucho frío se nota, por ejemplo, que el polvo se vuelve “más delgado” o, a veces, incluso algo más “polvoriento”. ¿Cómo es posible?

Ajusta la composición según el momento

Lo polvoriento o graso que se ve el polvo o lo delgado o pegajoso que se aprecia, es lo que llamamos la viscosidad. Aspecto muy importante que puede facilitar o complicar el manejo de las leches en polvo, incluso afecta a su rendimiento, especialmente en equipos automáticos de suministro.

Por un lado, lo ideal es que la leche para el ternero fluya fácilmente a través de la salida del sistema de bebederos. Por otro lado, tenemos que evitar que salga como una cascada, o con una nube de polvo alrededor de la leche líquida. Por todo ello es aconsejable ajustar con precisión la composición en cada momento.

El ajuste se basa, por ejemplo, en la adición de aditivos para diluir el producto (y que sea más fluido) o en la aplicación de más aceite para que el polvo de leche sea un poco más adherente y menos polvoriento.

 

 

Influencias estacionales

La viscosidad de las leches en polvo depende de las materias primas, pero también se ve afectada por las estaciones del año.

En verano, con el calor, el polvo suele ser más adherente porque el poco aceite que contiene es más suave y pegajoso.

En invierno en cambio, este aceite se endurece, lo que hace que el polvo sea menos pegajoso. Se puede pensar, como ejemplo, en la mantequilla que guardamos en la nevera o en la mantequilla a temperatura ambiente que es mucho más suave y pegajosa. Esto significa que, en invierno, el equipo para administrar leche a los terneros necesita de menos cuidados que en verano, e incluso menos tiempo para preparar la leche.

Por eso tiene sentido comprobar si el dosificador y todo el equipo en general funciona correctamente a lo largo de las diferentes estaciones del año.

 

VÍDEO – “La viscosidad es algo en lo que normalmente no piensas, pero lo experimentas todos los días cuando usas la leche en polvo”.

https://www.youtube.com/watch?v=HyVZYNLF9SY&feature=emb_logo

 

En el laboratorio de Denkavit, se evalúan todas las materias primas entrantes para determinar su viscosidad y se puede observar la viscosidad de la leche en polvo mediante la llamada prueba de tapping.

 

En el video, se observan dos tipos de leche en polvo. Una tiene una viscosidad extremadamente buena, mientras que la otra es un poco más pegajosa y, por lo tanto, se pega en el embudo. Una viscosidad perfecta es clave en los bebederos para corderos, ya que de lo contrario el polvo se atasca.

 

Pruebas en la cámara climática

Para poder simular el comportamiento del polvo de leche a nivel práctico, disponemos de una cámara climática con varias instalaciones de bebederos automáticos (ver foto). En esta sala se puede subir la temperatura hasta 40° C y aumentar la humedad. Esto nos permite simular un clima tropical.

De esta manera, podemos asegurarnos de que, en todos los climas y estaciones del año, nuestras leches en polvo se desenvuelven bien en todos los sistemas de alimentación. Le damos mucha importancia a obtener una viscosidad óptima en nuestras leches.